Irene Goikolea Uriarte

Irene Goikolea lleva más de 25 años trabajando en el campo de la conciencia y facilitando grupos de desarrollo personal.

A lo largo de su trayectoria, ha desarrollado un trabajo de integración y transformación personal que ha ido enriqueciendo con perspectivas diversas, como la tradición chamánica, la filosofía oriental, la disciplina del yoga y la psicología profunda, sin olvidar la sabiduría del legado ancestral de sus raíces vascas.

Asimismo, está en sintonía con los movimientos contemporáneos que impulsan el desarrollo de un paradigma colectivo, donde la cultura del “nosotros” prevalece sobre la cultura del “yo”.

Su compromiso con el despertar de lo femenino y el impacto que produce en el desarrollo de la conciencia colectiva, le llevó a inspirar la materialización del proyecto Amalurra, compuesto por tres comunidades intencionales1situadas en el País Vasco, Andalucía y Cataluña.

Su contacto con diferentes culturas le ha aportado una amplitud de miras que estimula su compromiso con la diversidad.

Irene es Doctora en psicología profunda por el Pacifica Graduate Institute de Santa Barbara (California). Asimismo, se ha formado en constelaciones familiares y nuevas constelaciones familiares con Bert Hellinger, rituales sistémicos con Daan Van Kampenhout, chamanismo con Michael Harner, Hakomi, Trabajo de procesos, Integral Coaching ®, yoga y PNL, entre otras disciplinas.

ICC-IPC Certificate
ICC-IPC Certificate
ICC-IPC Certificate

1 Comunidades Intencionales: Según C. McLaughlin y G. Davidson, autores de Builders of the dawn: Community lifestyles in a changing world, una comunidad intencional está compuesta por un grupo de personas que se han aunado en torno a un propósito común y comparten el compromiso de cooperar y crear un sentido de unidad juntos. Este tipo de comunidades puede combinar los avances tecnológicos de los tiempos modernos con los valores de nuestras raíces tribales, así como con un sentimiento de pertenencia y cercanía a otros. Los propósitos de las comunidades intencionales varían, desde el compartir recursos, la creación de barrios orientados a la familia hasta la práctica de estilos de vida ecológicamente sostenibles (ecoaldeas). Muchas comunidades intencionales se centran en la importancia de vivir y compartir la vida juntos, a diferencia de la tendencia al individualismo que se percibe en la cultura occidental.

Fundamentos de Irene

El trabajo que Irene Goikolea ha desarrollado a lo largo de estos 25 años como life coach está firmemente enraizado en cinco aspectos básicos que aborda desde una perspectiva psicoespiritual: el despertar al aspecto femenino sagrado, el poder de la vulnerabilidad, el trabajo de sombra, la recuperación del alma y la ecología emocional.

Irene Goikolea Biografia

ASPECTO FEMENINO SAGRADO

El aspecto femenino sagrado representa el vínculo con la vida y posee el don de sacralizar cada acto cotidiano, dotándolo de voluntad, sentido y sentimiento. Esta poderosa energía nos lleva a sentir la vulnerabilidad. Sus cualidades más significativas son la interrelación, la colectividad, la integración, la unidad, el cuidado del otro, la sanación, la nutrición, la acción compasiva y la capacidad sintiente.

En sus cursos y talleres, Irene se enfoca en despertar a estas cualidades que nos capacitan para abrazar todas las partes que excluimos de nosotros mismos.

EL PODER DE LA VULNERABILIDAD

Este enfoque de crecimiento personal se centra en ir más allá de la resistencia a contactar con los sentimientos de vulnerabilidad que conllevan un dolor no reconocido.

Irene Goikolea distingue el dolor del sufrimiento. El dolor es una puerta a la vida, mientras que el sufrimiento surge de la resistencia a sentir el dolor.

En este sentido, ha desarrollado una práctica orientada a tocar y compartir los sentimientos de vulnerabilidad en un espacio empático y seguro, como vía hacia la compasión, tanto por uno mismo como por los demás.

El encuentro con la vulnerabilidad también ofrece la oportunidad de recuperar los fragmentos disociados de nuestra alma y acercarnos a nuestro ser más genuino. Recuperar el alma individual nos vincula al alma colectiva o al alma del mundo, el anima mundi.

EL TRABAJO DE SOMBRA

Según el psicólogo C. G. Jung, la sombra hace referencia a las partes de la personalidad que el ego rechaza por no encajar con la imagen ideal que nos hemos construido. El trabajo de sombra consiste en hacer conscientes los contenidos que se encuentran en el terreno del inconsciente y que, sin embargo, dirigen muchas de nuestras acciones.

En sus talleres, Irene facilita espacios en los que mirar a esta parte oscura, no como algo negativo, sino como una parte inherente a todo ser humano. El objetivo es poder contenerla y, finalmente, integrarla para convertirla en energía vital y creativa.

RECUPERACIÓN DEL ALMA

Sri Aurobindo, yogi y filósofo oriental, definió el alma como el resultado de un proceso por el que la psique, la chispa de lo divino que está presente en todo ser vivo y en toda la materia, comienza a desarrollar una individualidad en el curso de la evolución, tomando el control de los cuerpos inferiores, es decir, el cuerpo mental, vital y físico.

El trabajo de recuperación del alma, cuyo conocimiento y práctica es común a todas las tradiciones indígenas, tiene como objetivo rescatar las partes que se separaron de la persona debido a experiencias traumáticas.

En algunos casos, este trabajo puede llevar a recobrar dones y capacidades que están en estrecha relación con el propósito de vida. En otros, ahondar en la profundidad del alma puede ayudar a desbloquear aquello que impide participar plenamente en la vida.

El camino hacia la unicidad del alma es lo que Irene denomina “ecología del alma”.

LA ECOLOGÍA EMOCIONAL

Hace más de 20 años, en sus conferencias y talleres, Irene Goikolea comenzó a usar el término “ecología emocional”, una inspiración personal en la que basó su trabajo. Diez años más tarde, esta expresión quedó prácticamente acuñada como un término más en el argot de ciencias como la psicología y la sociología.

La ecología emocional se fundamenta en la premisa de que un trabajo de transformación interior contribuye a transformar el exterior.

Desde esta perspectiva, el ser humano es un microuniverso en sí mismo que, a su vez, forma parte del macrouniverso que alberga a la Tierra y a sus diferentes ámbitos sociales y medioambientales.

Según Irene, la interacción entre micro y macro es tal que “la contaminación emocional humana encuentra su reflejo en la contaminación ambiental y viceversa”.

Por esta razón, promueve un trabajo de introspección orientado a desbloquear las emociones y poder acceder a los sentimientos negados. En la medida que fluimos en el sentimiento, las emociones y pensamientos se purifican, afectando de manera positiva a nuestra salud y, por ende, al entorno.

Herramientas

El alineamiento

EL ALINEAMIENTO

El alineamiento es una herramienta que Irene ha diseñado como una línea de trabajo personalizada para mantener una mirada consciente sobre la situación o aspecto en el que el individuo ha decidido profundizar.

El alineamiento contribuye a sincronizar el cuerpo, la mente y el corazón (acción, pensamiento y sentimiento), permitiendo identificar los recuerdos, imágenes, creencias y pautas emocionales inconscientes que condicionan nuestra respuesta ante los asuntos esenciales de nuestras vidas (seguridad, amor, sexualidad, pertenencia, espiritualidad, etc.)

En definitiva, el alineamiento es una vía para transformar voluntariamente los contenidos que conducen al estancamiento y bloquean el fluir natural y armónico de la corriente de vida, impulsando así el desarrollo integral y el empoderamiento del individuo.

Círculo de palabra o consejo

Círculo de palabra o consejo

El círculo de palabra es una sencilla práctica que se utiliza para conectarse con el poder de la palabra que proviene del corazón y está libre del control de la mente. Para que esta práctica se desarrolle de manera acorde a su propósito es necesario respetar cuatro intenciones básicas: hablar de corazón, escuchar de corazón, ser breve y ser espontáneo.

En los círculos que se realizan en torno a un propósito común, se genera un potente campo energético, el “campo del nosotros”, donde es fácil experimentar una apertura mutua que propicia contactar con la vulnerabilidad y alcanzar un orden superior de relación, conexión, autenticidad, amor, intimidad, entusiasmo, curiosidad y creatividad.

Irene se encarga de contener el movimiento que promueve desde ese espacio, dando paso a lo que se quiere mostrar en cada momento, con el fin de llegar a profundidades a las que es difícil acceder únicamente con un plan de acción terapéutico preestablecido.

rituales

Rituales

Los rituales unen simbólicamente el inconsciente con la conciencia, utilizando el cuerpo como vehículo de conexión. Incluir el cuerpo ceremonialmente ayuda a contrarrestar la tendencia a separar la mente de este. Así, el alma se puede expresar, aportando conciencia y significado.

Irene ha rescatado el ritual como una forma de iniciación ante los cambios relacionados con nuestra evolución, no solo respecto a uno mismo, sino también a su entorno.

Constelaciones familiares o relacionales

Constelaciones familiares o relacionales

“El amor crece y florece dentro de un orden”.

Bert Hellinger

Las constelaciones relacionales tienen en cuenta las sensaciones corporales, en las que se depositan las memorias traumáticas que se transmiten de una generación a otra. Si esas memorias no son atendidas, se establecen unos patrones repetitivos dentro de la dinámica familiar que causan sufrimiento.

Entre otros asuntos, las constelaciones relacionales abordan el trauma intergeneracional con el fin de ser procesado y liberar el flujo natural del amor y, en consecuencia, poder desarrollar unas relaciones más sanas, basadas en valores como la dignidad, el respeto y un profundo sentido de pertenencia.